Logo La República

Sábado, 4 de diciembre de 2021



ÚLTIMA HORA


"Dejemos de ver al sector privado y público como enemigos que no pueden convivir": Gerardo Corrales

Ronny Gudiño ronnygudino.asesor@larepublica.net | Viernes 17 septiembre, 2021 11:22 am

Hombre de traje frente a monedas
Gerardo Corrales, economista de Economía Hoy


Existen temas de urgencia para atender en el país, a ellos les puso la lupa Gerardo Corrales, economista de Economía Hoy en el foro de LA REPÚBLICA, Costa Rica del Bicentenario, un análisis de nuestra economía, el cual fue moderado por Shirley Saborío, Vicepresidente del Consejo de Promoción de la Competitividad.

Iniciando por el hecho de que perder las garantías sociales es algo que no puede permitirse, y ahora se está viendo amenazado; por ejemplo, siente que esa clase media se va ir perdiendo, pero aún hay margen de maniobra.

Lea más: FMI advierte los riesgos por los cuales acuerdo con Costa Rica fracasaría

Es decir, el ingreso per cápita se ha triplicado en los últimos 30 años, demostrando que el problema está en la concentración de la riqueza, con una desigualdad en la distribución de esos ingresos, de forma tal que, ante la misma OCDE, Costa Rica sea la más desigual, por encima de Chile, México y Colombia.

El decil de ingresos más bajos habitan 620 mil personas con ingresos de ₡30 mil, cuando la canasta básica por persona cuesta ₡55 mil; mientras en el decil más alto viven 300 mil personas, y el ingreso per cápita reportado es de ₡1,5 millones, ejemplificó.

Otra fuente de consternación, y algo que afirma debe cambiarse, es la percepción de que el sector privado y el público son una especie de ‘enemigos’ que no pueden convivir, cuando en realidad el uno depende del otro.

“No puede haber un sector público sin uno privado pujante, que genere los ingresos para pagar los gastos públicos, ni tampoco habrá un sector privado competitivo sin un Estado eficaz que dé las garantías mínimas de educación, infraestructura y salud”, dijo Corrales.

Le preocupa adicionalmente que casos de la pandemia de la Covid-19 van en ascenso, lo que deriva así en que también exista una afectación económica.

“Si el ser humano no siente tranquilidad ni confianza, por ende, tendemos a posponer decisiones de consumo, de inversión, y a eso le agregamos problemas de oferta como ha tenido esta pandemia, el principal problema de forma inmediata es el desempleo”, agregó Corrales.

Y le añade a esa duda que, en los sectores donde se está generando empleo, se necesita al menos el manejo de otro idioma como el inglés, habilidades digitales, pero algo pasa y debe atenderse, en nuestros rectores del país, cree, que se tarda en flexibilizar programas para dirigirlos a las necesidades del mercado.

Asimismo, advierte que no se puede jugar más con desbalances fiscales ni llenar, como se hace desde el 2007, con deuda ello, en especial porque la imagen internacional no es la más fuerte.

Lea más: Reformas en riesgo por fragmentación de la Asamblea: Fitch Ratings

Y es que considera que ha faltado credibilidad, calificando como vergonzoso que las agencias mismas señalen a Costa Rica por sus dificultades de llegar a acuerdos políticos, perdiendo así la credibilidad.

Existencia de 11 regímenes de pensiones adicionales al IVM, uso presupuestos de universidades públicas, y otras transferencias es fuente también de su crítica, en ese sentido.

Pero, eso no implica que no sea necesario enfocarse en ingresos, puesto que admite que, aunque no nos gusten, los impuestos se requieren, incluyendo por ejemplo, la renta global.

“Aún eliminando por arte de magia salarios y transferencias, nos quedan $9.700 millones de gastos (basado en presupuesto 2021) y aún, así con impuestos no nos alcanza, pues los tributos son $8.500; y es que la deuda acumulada ha sido de tal magnitud, que entre amortización e intereses se nos van $8 mil millones”, ejemplificó.

De ahí que destaca la importancia de la reingeniería de la deuda interna a deuda externa a largo plazo y tasas competitivas.


NOTAS RELACIONADAS







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.