Logo La República

Lunes, 5 de diciembre de 2022



FORBES CENTROAMÉRICA


Reconversión inmobiliaria

En Centroamérica también se ha generado un excedente de oficinas vacías a las que hay que idear nuevos usos

Nuria Marín Raventós nmarin@alvarezymarin.com | Lunes 16 mayo, 2022


desarrollo inmobiliario
Shutterstock/La República.


El edificio One Wall Street, Nueva York, ha realizado la mayor reconversión inmobiliaria, pasando de ser la sede de importantes bancos a ofrecer lujosos condominios con valores que van desde 1,000,000 de dólares por un pequeño estudio hasta 12,000,000 de dólares por unidades de cuatro habitaciones, y se especula que la unidad más valiosa será el pent-house. Esta es una transición que hubiera sido impensable hace muy pocos años.

De estilo Art Déco, y diseñado por Ralph Tomas Walker, el edificio original de 50 pisos se construyó en 1931 en el pleno corazón financiero de Manhattan, conocido coloquialmente como Wall Street.

Su prestigiosa ubicación la convirtió en una codiciada sede, por la que sería la casa de una de las más prestigiosas empresas financieras del momento: el Irving Trust Commercial Bank, empresa que luego fue absorbida, y no muy amigablemente, por el Bank of New York, asumiendo su ocupación desde 1988. En el 2007, luego de una nueva fusión con la Mellon Financial Corporation, la edificación se conocería como el BNY Mellon.

Lea más: Mercado inmobiliario costarricense se recuperará en 2022

Sorpresivamente, la propiedad fue vendida en 2014 a un consorcio liderado por Harry Macklowe, líder e ícono del sector inmobiliario, reconocido por múltiples edificaciones, como el rascacielos residencial Metropolitan Tower, o por convencer a Steve Jobs de ubicar su tienda en la Quinta Avenida en el sótano de uno de sus edificios bajo el ya reconocido cubo de cristal.

Ante el excedente de oficinas vacías

Si antes de la pandemia el faltante de vivienda era una motivación para una reconversión como la mencionada, en la era poscovid se suman nuevas motivaciones. Los cambios de hábitos y el teletrabajo significaron que muchas empresas optaran por la reducción de metros de oficina, o el traslado de éstas a ubicaciones mucho más baratas o adaptables a las nuevas necesidades.

En Estados Unidos, el estado de la Florida ha sido uno de los grandes ganadores y el de Nueva York, uno de los más afectados. Al igual que en Nueva York, en nuestros países centroamericanos se ha generado un excedente de oficinas vacías, a las que hay que idear nuevos usos.

¿Qué significa lo anterior? Como empresarios debemos responder y adaptarnos a estas nuevas realidades. Resistir el cambio es morir, es quedarnos obsoletos, así que la mejor vía es abrirnos a las nuevas realidades.

Lea más: Un sector inmobiliario más competitivo y con estándares internacionales

Es una luz de oportunidad para los gobiernos locales que deben pensar en mayor flexibilidad e incentivos a desarrolladores para que realicen adecuaciones como la del One Wall Street en un entorno con tránsito de oficinas, al que adicionará residentes y nuevos hábitos de consumo y experiencias, además de generar mayor ocupación y un nuevo valor comercial a áreas en centros urbanos que ya cuentan con infraestructura de servicios instalada: un ganar-ganar.

* Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.


NOTAS RELACIONADAS






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.